domingo, 31 de octubre de 2010

Dos aldeas sin nombre















Entrada a la aldea de Arroyo de la Quebrada  Foto: Javier Broncano


Hace poco me refería a la gran cantidad de aldeas de la Sierra que no tienen ni un cartel con su nombre a la entrada. Aquí van un par de ejemplos. La primera es Arroyo de la Quebrada, que a pesar de estar en la carretera de Río Madera a Las Juntas de Miller y de tener un bar, resulta anónima para quien pasa por allí.













  
Entrada a la aldea de La Carrasquilla
Foto: Javier Broncano
 

Cerca está La Carrasquilla, en un desvío que sale de la carreterita a Las Gorgollitas. Nada indica su nombre ni la carrterera que lleva a ella. La Carrasquilla no tiene bar y ni siquiera pilla de paso para ir a ningún sitio. Pero en ella siguen viviendo tres vecinos, es decir, tres familias, durante todo el año, más los que vuelven en verano. Y eso es lo importante. Además, la aldea de La Carrasquilla tiene unas vistas que quitan el  hipo sobre el embalse de Las Anchuricas y los bosques y cortados de la Umbría de Los Anguijones. Es un verdadero balcón sobre el valle del Segura.  Así que ya hay otro motivo más para que las autoridades competentes se tomen interés en esto de los nombres: el turismo.











 Vistas desde La Carrasquilla sobre Las Anchuricas
Foto: Javier Broncano


Aunque para mí, todos los lugares que están o estuvieron poblados en la Sierra deben tener su nombre bien visible, incluso aunque ya estén abandonados por completo o no tengan interés turístico alguno. Porque la importancia de  devolver los nombres a las aldeas radica en otras cosas: la dignidad de los vivos y la memoria de los muertos.











La Carrasquilla no tiene nombre, pero está bien viva.   
Foto: Javier Broncano





5 comentarios:

  1. Todas las aldeas, habitadas o no habitadas, deberian tener su cartel indicador; pero entre todas ellas destaco a Trujala, una de las mas conocidas de Segura de la Sierra y ni en los mapas viene con su nombre. Eso si, vienen dos de sus barrios: Porche y Batán.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, y además Trujala tiene bastante potencial como zona de alojamiento en casas rurales, pero la gente de fuera no tiene forma de saber dónde está.

    ResponderEliminar
  3. Doy fe de que es una pasada. Yo he estado junto a mi familia en la Carrasquilla.

    ResponderEliminar
  4. La Carrasquilla es una aldea preciosa a la que mucha gente a llegado allí por mera casualidad, simplemente porque se han equivocado de camino o porque se han perdido y sobre la que todos han opinado que es un lugar maravilloso con vistas espectaculares.
    Han olvidado esta aldea y es una pena porque allí siguen yendo familias que esperan poder seguir yendo, disfrutando de todo aquello y que esta aldea no caiga en el olvido para siempre. Y a esto hay que añadirle las personas que viven durante todo el año en La Carrasquilla...

    ResponderEliminar
  5. Por fin alguien le da la importancia que se merece a la CARRASQUILLA ...alguien que sabe apreciar el encanto de una aldea olvidada por muchos...

    ...tranquilidad, pureza, vitas increíbles, buena gente...=)

    Desde que nací siempre que e podido me e escapado para ir y poder desconectar...Levantarme por las mañanas y apreciar por la ventana como el sol ilumina el embalse...es algo precioso, que muy poca gente a podido ver, ya que nada señaliza la existencia de tan bonito lugar...

    Os recomiendo que paséis aunque solo sea un minuto...que seguramente la gente que vive allí os recibirá con los brazos abiertos...y os quedareis sorprendidos de como un sitio tan escondido puede tener unas vistas tan maravillosas...

    ResponderEliminar